sábado, 1 de julio de 2017

GNOSIS



La conciencia es un mar de pasiones
circunscrito a las costas mentales de cada hombre.
Cada cual navega, acorde a sus orígenes,
lastrado del pasado y su experiencia.
Un espíritu confinado no profesa la gloria.
Quizás por vergüenza o por tradición,
solo disputará el espacio que le roban.


La existencia descansa sobre una esfera de agua
y la firmeza que se anhela concibe los sueños
con la lengua muerta de antiguas progenituras
donde se quiere más al cuerpo que a la virtud.

Con la disciplina de la intuición seducida
por anhelos inconfesables de húmedos deseos
la objetividad no se instrumenta feliz…
y las musarañas lo festejan. 

Pichy